Llamada telefónica, plan alternativo a WhatsApp

12 de Noviembre de 2017

Autor: Manuel Alconchel Fernández


Llamada telefónica, plan alternativo a WhatsApp

La caída de WhatsApp hace unos días durante una hora, para gran parte de la población mundial, supuso algo más que la comunicación mediante un sistema de mensajes programado de forma óptima y eficaz similar a su antecesor Messenger. 

A día de hoy, existen una gran parte de empresas que utilizan este medio para contactar con clientes y otras empresas e incluso contactan con futuros empleados de su empresa y quieren que la recepción de mensajes llegue de forma inmediata. 

Estas cosas son muy conocidas por cualquier usuario con unos conocimientos de informática básica. Sin embargo, si miramos a la parte de, WhatsApp por diversión y usuarios más jóvenes o mayores, observamos ciertos comportamientos obsesivos y una generación de ansiedad cuando los servicios de mensajería de este tipo dejan de funcionar.

Bajo nuestro punto de vista, creemos que se está produciendo una mala costumbre en la sociedad de transmitir ciertos mensajes de carácter ordinario o urgente entre sus contactos. Es muy importante distinguir entre emergencia real o imaginaria. Todos sabemos, desde que existe el teléfono móvil, antecesor del Smartphone sirve como su nombre indica realizar llamadas de forma inmediata y ponernos en comunicación con cualquier persona a nivel mundial.

Es por ello, que debemos de educar a todos los usuarios de aplicaciones mensajería, en especial los menores de edad, que estas están para ofrecer un servicio en el que el usuario que recibe dicho mensaje puede contestar cuando le plazca, y si tenemos una emergencia de cualquier índole debemos de recurrir a la llamada inmediata, ya que es más rápida y eficaz. 

Y los más veteranos, también tenemos que aplicarnos el cuento. Todos aquellos que tuvimos la suerte de utilizar Messenger, debemos de acordarnos que las llamadas existen, y más a día de hoy en el que las compañías teléfonicas casi ni cobran por estas.

Apliquémonos el cuento y escuchemos la voz de la persona que necesitamos.

End of line